Japón y el machismo en el manga

Raquel Sánchez | Investigación

Japón es un país que, pese a la internacionalización de algunas de sus costumbres en cuanto a gastronomía o vestimenta, permanece rodeado de un atractivo halo de misterio.

El resto del mundo idealiza el antiguo tiempo de las dinastías, cuando el archipiélago estaba dividido en territorios feudales y los mercenarios se llamaban ninja. Aunque Japón ha evolucionado durante todos estos siglos hacia un camino más occidental, la sociedad nipona continúa reacia a tratar con extranjeros y el Gobierno ejerce un férreo control sobre las entradas y salidas al país. La cultura japonesa se guarda con recelo, y es por esto que muchos de los valores de antaño permanecen como una losa sobre muchos de sus habitantes.

Uno de estos valores es el machismo o, en otras palabras, la perpetua superioridad del hombre sobre la mujer en cualquier ámbito de sus vidas como jerarquía de la sociedad.

Una de las formas más conocidas de ejercer esto era crear okiya que fabricaran geisha a partir de todas las niñas que suponían una carga para sus padres o eran huérfanas.

geisha8.jpg

Las geisha, pese a estar consideradas hoy en día como una simple moda en occidente, sufrían innumerables torturas. Utilizaban maquillajes altamente tóxicos para la piel, no podían elegir nada libremente, eran tratadas como un mero objeto y nunca podrían tener una familia propia. La mayoría eran forzadas a abortar numerosas veces y terminaban con depresión o con otros trastornos psicológicos. Esta forma suave de llamar prostituta a una mujer ya está en desuso, como también lo están las tradicionales casas de citas situadas en termas rurales o los matrimonios concertados. Sin embargo, Japón sigue utilizando formas de subyugar a la mujer que, pese a no ser tan vistosas, ejercen una mayor influencia sobre todas las niñas.

El punto de partida se sitúa, según la mayoría de los expertos, en la época Edo (1603-1868) y el Confucionismo, cuando la regla era que estuvieran “los hombres fuera de casa y las mujeres dentro”.

kameido-hiroshigeedomeishoPeriodo-Edo

Esta forma de pensar respecto a las mujeres como buenas madres y esposas ha calado sobremanera en el país y continúa vigente hoy en día. También en el lenguaje, como se puede observar, queda una lacra que degrada a las mujeres:

Esposo-Esposa

En la sociedad actual nipona, como bien comenta la escritora Mitsuyo Kakuta en una entrevista a El Cultural, “Japón va con retraso en la lucha contra el machismo. Hace 20 o 30 años todavía no existían demasiadas opciones de vida para la mujer.  No era frecuente que una mujer se emancipara y decidiera no contraer matrimonio y no tener hijos, pero en estos últimos 10 o 15 años eso ha cambiado. Ahora el debate está en si esa elección es la más adecuada para que la mujer encuentre la felicidad”. De hecho, en el idioma japonés existe una palabra para designar a los matrimonios por convenciencia, omiai, que todavía representan 1 de cada 10 uniones en la actualidad.

También está prácticamente institucionalizado el machismo en el trabajo. Según el informe del Foro Económico Mundial sobre equidad de género que se publicó en octubre del 2012, Japón bajó del puesto 99 al puesto 101, colocándose junto a países como Tayikistán o Gambia en temas de igualdad política y social. Esta realidad no se corresponde con la visión que se tiene en occidente del país. Las mujeres, al casarse, pierden su apellido y dejan de pertenecer a su familia, pasando a la del esposo. Además, una práctica común es que las mujeres se dediquen al hogar porque las condiciones de trabajo les impiden conciliar su vida personal y laboral. Los hombres suelen obtener una “paga extra” por tener una mujer a su cargo, pero las trabajadoras ven reducido su sueldo porque ya tienen un marido ocupado.

mujer japonesa le sirve el almuerzo al novio.jpg
Esta es una de las escenas más recurrentes en los doramas, animes o mangas japoneses con temática ‘slice of life’.

El tema del acoso sexual también ha llegado a niveles preocupantes. Los tocamientos a jóvenes, sobre todo escolares, en el metro ha llegado a tal punto que el Gobierno se ha visto obligado a crear vagones sólo para mujeres. Sin embargo, esta iniciativa no ayuda a paliar el acoso, sino que simplemente ejerce de barrera momentánea entre los acosadores y sus víctimas. Los casos de sekuhara (acoso en el trabajo y en las universidades) también son muy frecuentes pero, lejos de ser denunciados, se han establecido como temáticas recurrentes en el anime o manga hentai (erótico o pornográfico).

De hecho, una de las formas que tiene el machismo para perpetuar en Japón es el manga, o cómic de producción japonesa, considerado el entretenimiento más popular de los nipones. Su gran variedad de temáticas proporciona ejemplares especializados para cada tipo de persona, siendo el shojo y el shonen las más populares. Aquí es donde llega la distinción que comienza a trazar un camino para niñas y otro para niños a través del manga. Shojo para chicas, shonen para chicos. El primer género está protagonizado por chicas extremadamente sumisas y sentimentales que intentan conseguir al guapo ‘príncipe’ del instituto, enfrentándose con numerosas chicas rivales y esforzándose por ser más lindas. El segundo, por contra, permacene centrado en chicos fuertes y seguros de sí mismos que se dedican a salvar el mundo y  proteger a las chicas. Todo son estereotipos.

Tomemos como muestra algunos de los shojo más populares para demostrarlo.

Kimi ni Todoke

kimi4.jpg

Trata sobre una joven marginada por su peculiar aspecto físico y su personalidad tímida. Sawako es apodada Sadako por sus compañeros por su parecido con la niña de “The Ring”. Sus compañeros están asustados de ella porque no conocen que, en realidad, tiene una hermosa personalidad.

Sin embargo, el manga no sólo se centra en enseñarnos lo importante que es adaptarse a la forma de vida del resto, haciendo que Sawako termine por cambiar de estilo y de personalidad, sino también la importancia de agradecer al chico protagonista, Kazehaya, la ‘oportunidad’ de cambiar para gustar al resto.

kimi_ni_todoke__sawako_chan_kawaii_by_gamera68-d4yy578.jpg

Porque, como se ve en el manga, parece que lo fundamental no es caer bien por cómo se es realmente, sino por ser hermosa y extrovertida.

Suki-tte ii na yo

sukitte-ii-na-yo.-specials.jpg

También trata sobre una chica, en este caso con aspecto descuidado y personalidad tímida (una vez más), que suscita la atención del ‘príncipe’ del instituto. Incluso ella misma se pregunta si es correcto enamorarse de él y dejar de ser como realmente es, a convertirse en una “chica ordinaria”. Esto se debe a que el resto de chicas están obsesionadas con conseguir novio.

40.jpg

El manga comienza con una Tachibana Mei informal y diferente del resto de jóvenes de su instituto. El tener novio no es una de sus preocupaciones y tiene una actitud individualista. Sin embargo, su relación con el ‘príncipe’ Yamato termina por desembocar en Mei intentando adelgazar, tener un pelo bonito, maquillarse o vestirse ‘bien’ para mantener a Yamato a su lado, algo que se presenta como lo ‘normal’ que debe hacer una chica para no perder a su novio frente a otras chicas. Además, Mei acepta que su papel es en un segundo plano como apoyo a Yamato como modelo, y se dedica a cocinar para él o cuidarlo. Este es un ejemplo extraído del manga, cuando Mei ya ha comenzado su transformación:

say-i-love-you-3785809

say-i-love-you-3785819

say-i-love-you-3785821

say-i-love-you-3785825

Vampire Knight

Vampire_Knight_Anime.jpg

Este shojo nos presenta a Yuki, una chica aparentemente fuerte (pero débil en los momentos más importantes) que es constantemente salvada por sus dos amores, Kaname y Zero, ambos vampiros. También se aprecia la constante devoción de las chicas del colegio por los guapos vampiros y la importancia de Yuki como mero premio amoroso de los protagonistas, quienes llegan a maltratarla emocionalmente. Yuki es una chica con poca personalidad, actuando a merced de Kaname y Zero, pese a sus numerosos y fallidos intentos por parecer una heroína.

Nisekoi

Nisekoi.jpg

Este también es otro ejemplo, introduciendo la popular temática del ‘harem’. En este género, se observa un protagonista masculino que es pretendido por cinco o seis chicas, quienes luchan entre sí para conseguirlo porque todas lo aman por lo (aparentemente) increíble que es. Raku, hijo de yakuza, debe fingir una relación con Chitoge, hija de otro yakuza, para que ambas mafias hagan las paces.

Falsa_relación_de_Raku_y_Chitoge.jpg

Sin embargo, Chitoge es presentada como una chica ‘masculina’, ‘grosera’, ‘gorila’, simplemente por el hecho de no aceptar las cosas como son y rebelarse contra lo que le impone la familia como mujer.

vlcsnap-2014-05-28-22h41m57s173.png

nisekoi-2784573.jpg

nisekoi-2784575

nisekoi-2784583

A pesar de esto, el resto de chicas adoran a Raku, y éste llega a afirmar que prefiere a una chica como Onodera, es decir, callada, sumisa, tranquila; que una como Chitoge que, según sus palabras, ni siquiera parece una chica. Sin embargo, y al pasar los capítulos, Raku se da cuenta de la belleza de Chitoge y de que ella también puede “ser una chica”. Una vez más, la chica termina por ser estereotipada.

tumblr_njsbxsXnvf1un5gq3o1_1280

Ookami shoujo to kuro ouji 

ookami-1050x700.jpg

Este es, probablemente, uno de los shojo que mejor representa el machismo en este ámbito. Debido a la importancia que le dan las chicas japonesas a tener novio, Erika se ve obligada a mentir para conseguir amigas y termina por iniciar una relación falsa con Kyouya, quien sólo se ofrece a ayudarla con la condición de que ella sea su ‘perro‘.

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793911.jpg

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793913ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793919

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793917

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793915

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793939

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793945

ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793945ookami-shoujo-to-kuro-ouji-2793955

Erika debe soportar humillaciones como trabajar para él, dejar que Kyouya controle su vida, mentir a sus ‘amigas’ sobre su vida, y esforzarse en todo momento por ser hermosa y vestir bien para impresionar a su ‘novio’, a quien considera el centro de su vida. Y, sorprendentemente, esto se presenta como una relación bonita y adecuada porque parece que a Kyouya le importa Erika.

Hacia el final del manga, Erika casi decide dejar de lado su sueño como artista de vidrio porque Kyouya le amenaza con romper la relación si ella se va fuera a estudiar. Según el chico, ella es una egoísta que sólo piensa en sí misma y que pretende dejarlo tirado. Aunque, al final, la mejor amiga de Erika interviene para convencerla de que no lo haga, se observa la tendencia dominante en que las mujeres deben permanecer siempre al lado de los hombres. Erika estaba convencida de que la culpa era suya y que debía comportarse “como una buena mujer”.

Sin embargo, estos ejemplos no responden a una intención en particular de adoctrinar a las niñas, sino que reflejan los prejuicios y la situación de la sociedad japonesa. Como se observan en los mangas shojo, las chicas deben ser hermosas, femeninas, pequeñas, gráciles, delicadas, y deben apoyarse en los hombres en todos los ámbitos de sus vidas. Está bien visto, por contra, que las chicas triunfen en los estudios, pero no en los deportes. Los shojo siempre mostrarán a un personaje femenino extremadamente emocional y preocupada en todo momento por gustar al chico protagonista, ya que ése es el propósito de este tipo de manga. Además, las temáticas están centradas en el ámbito escolar en casi la totalidad de los casos, con excepción de los temas que incluyan algo de fantasía como Sailor Moon o Sakura, la cazadora de cartas.

Por contra, pasamos a los shonen, indicados para chicos. Aquí propongo unos cuantos ejemplos para ver las diferencias esenciales entre lo dedicado al género femenino y al masculino.

Naruto, uno de los más populares, trata sobre un chico con el demonio del zorro de nueve colas dentro de su cuerpo, que se sobrepone a las adversidades y consigue la fuerza y el poder necesario para salvar el mundo ninja gracias al entrenamiento y el esfuerzo. La historia se desarrolla casi exclusivamente en la relación entre dos mejores amigos, Naruto y Sasuke, y cómo es de importante el valor de la amistad.

4222220-3922280-4281250782-narut.png

Sólo tres mujeres parecen sobreponerse a los hombres durante el manga durante los 700 capítulos que duró este manga:

Tsunade Senju, la primera líder o hokage mujer de la aldea de Konoha, quien debe renunciar al amor y a ser madre por ser la mejor kunoichi del País del Fuego. Así, Tsunade también representa esa elección entre centrarse en el trabajo y vivir en soledad, o crear una familia y encontrar la felicidad.

tumblr_m05p8qlBaT1qaw996o1_500.jpg

Mei Terumi, la primera líder o mizukage mujer de la aldea de Kirigakure. Se presenta como una mujer fuerte y segura de sí misma, pero constantemente piensa en encontrar marido y coquetea con todos los hombres con los que lucha, cumpliendo de nuevo un estereotipo sexual.

Konan era una de las integrantes más poderosas del grupo Akatsuki y ejercía de guardaespaldas del líder, Nagato/Pain. Sus jutsu se basaban en el origami y puede ser la mujer menos estereotipada del manga.

Konan.full.1831268.jpg

Bleach, Fairy Tail One Piece son otros de los shonen más populares que también sexualizan y relegan a un segundo plano a los personajes femeninos. Pese a que los protagonistas y los personajes más fuertes suelen ser siempre hombres, también se incluyen numerosos personajes femeninos que ejercen de atractivo visual y de plot device. De hecho, Fairy Tail es uno de los manga que más fanservice proporciona a sus lectores. Este manga está catalogado incluso como ecchi (erótica suave) por las numerosas escenas subidas de tono protagonizadas por mujeres que, pese a todo, está considerado como algo normal para los adolescentes. Estos son algunos de los personajes femeninos de FT que, pese a ser poderosas, son más conocidas por su voluptuoso físico.

Cana Alberona

0c614aa10dd79728c992752b219fa7b5

Miranaje Strauss

f294d4ef

Evergreen

Evergreen_wings

Lucy Heartfilia

Lucy_ready_to_fight_Sherry

Lady Brandish

large

En Fairy Tail incluso salió publicado un capítulo que constaba de Lucy y Lady Brandish ‘peleando’ desnudas en una bañera. Esto degrada a los personajes a mero entretenimiento sexual para los lectores, que según los parámetros indicados del shonen suelen ser adolescentes. Aquí pongo el ejemplo.

fairy-tail-6364531fairy-tail-6364543fairy-tail-6364549

Aún así, también se encuentran varios personajes femeninos importantes en estos manga que no sólo triunfan por su aspecto físico, sino también por sus habilidades. Éstas serían, por ejemplo, Unohana (Bleach), Erza (Fairy Tail) y Nico Robin (One Piece). En concreto, me gustaría resaltar a la protagonista de Black Lagoon, Rebecca Lee Revy, una de las pocas protagonistas que, pese a tratarse de un seinen o manga para hombres adultos, realmente triunfa por ser una mujer fuerte e independiente. Aún así, tampoco se escapa de la sexualización.

Key-art.jpg

Para finalizar esta investigación, me gustaría resaltar que los shojo son de corta duración (100 capítulos como máximo) y suelen tener una o dos temporadas sólo de anime de 15 o 20 capítulos cada una. Los shonen, por contra, tienen 100 capítulos como mínimo y reciben animes de 30 capítulos por temporada, o directamente temporadas infinitas que llegan a más de 700 capítulos como, por ejemplo, One Piece. Así pues, vemos que la temática difiere enormemente entre estos dos géneros, orientada exclusivamente a los valores que la sociedad atribuye tanto a los chicos como a las chicas.

Asimismo, se observa que, en Japón, lo temas escolares y amorosos, con argumentos simples, están dedicados a las chicas, mientras que la violencia, las tramas elaboradas, y los personajes complejos masculinos se dedican a los chicos. Aunque esto sea un reflejo de la forma de pensar en la sociedad japonesa, no deja de aumentar la brecha entre los géneros, afianzando los estereotipos atribuidos a la mujer durante siglos y confiriéndole al hombre una superioridad eterna también en cuanto al entretenimiento. Y es preocupante que mangas tan sexistas como Fairy Tail sean consumidos de forma masiva y vistos como algo ‘normal’ en la sociedad actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s