«La dejadez municipal sume la plaza de España en su peor momento»

David Donaire | Análisis

Con esta fotografía de «mendigos rumanos en la fuente de la plaza de España» -ese es el pie de foto de la imagen- ilustra ABC su reportaje sobre el caos en el que ha sumido a Madrid el gobierno de Manuela Carmena. Publicado el pasado 23 de noviembre, el periódico se muestra muy crítico con la dejadez del consistorio y describe una plaza de España casi postapocalíptica.

En el subtítulo, ya encontramos todos los problemas que le recrimina el diario a la actuación del Ayuntamiento.

La delincuencia, la basura y las mafias de mendigos son dueños y señores del eje entre la Gran Vía y Princesa

El primer aspecto a tener en cuenta es el rol que se le concede al colectivo rumano. A lo largo del reportaje son retratados de forma totalmente despectiva. «Los rumanos dormitan en los bancos» es un ejemplo de cómo se generaliza y se atribuye a toda la población rumana algunos de los rasgos que ABC reprocha de estos individuos. Aún más desmesurada es la siguiente afirmación, haciéndose eco de las declaraciones de una camarera. «Mientras grupos de rateras rumanas y de magrebíes se dedican a robar en las escasas cafeterías de las inmediaciones», así explica el «caos» que están provocando esas personas. Lo que evidencia ese tipo de enunciados es una enorme falta de tacto hacia esos colectivos, ya que implícitamente se les cataloga como un estorbo y una lacra que hay que mitigar, pero no piensan que esos «indigentes» y «mendigos» están en esas condiciones porque tal vez no tengan otra salida.

Más allá del tratamiento zahiriente que se destila, otro error que cabría subsanar es el uso de esos vocablos tan irrespetuosos y ofensivos. Si acudimos a la RAE, por «ratero»,  entendemos lo siguiente:

ratero

De este modo, al utilizar esa palabra, vemos que a las personas magrebíes y rumanas que se concentran en la plaza de España se les presenta como ladrones. Aún es más fragrante cuando la propia periodista se refiere a la presencia masiva de estos colectivos con el término «hordas».

…las hordas de rumanas menores que asaltan a la gente cuando los agentes cambian de turno

Si emplea ese vocablo, es porque quiere presentarlos de ese calado, calificándolos prácticamente como si fueran unos salvajes.horda

Este tratamiento de los inmigrantes contrasta sideralmente con las recomendaciones que formula el Consejo Audiovisual de Cataluña. En uno de sus puntos, dicho órgano establece que «las informaciones deben evitar la activación de prejuicios de naturaleza xenófoba o discriminatoria», aspecto que como se demuestra no se cumple, ya que presentando a este tipo de colectivos de esa forma se está incitando al desprecio y a la aversión.

Paralelamente, la Guía contra Antigitanismo señala en líneas generales que «hay que evitar las estrategias de sobreatención que pretenden engrandecer la dimensión de hechos relacionados con colectivos minoritarios». Este es una recomendación que tampoco se sigue, puesto que el reportaje se centra en denigrar a esos individuos que acampan en la plaza de España para atacar y criticar el equipo de gobierno de Manuela Carmena.

De esta forma, el periodista hubiera tenido que optar por palabras más neutras que no llevaran implícitas una carga tan peyorativa. El término «rateras» hubiera tenido que omitirse y, en vez de usar «hordas de rumanos», habría sido más correcto y conveniente decir «multitud de individuos rumanos».

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s