Cholitas: lucha fuera y dentro del ring

Rafael Escrig | Investigación

A Marta La Alteña y Ángela la Simpática en España las han visto en la7datosCholitas_01_portada televisión, en plena lucha, en su propia lucha, porque han protagonizado un anuncio de Campofrío. Ataviadas con vestidos llamativos, en el spot, Marta y Ángela son parte de este espectáculo que evoca al boxeo. Un boxeo con falda que el anuncio exagera hasta llevar a la ficción y al humor.

Pero en Bolivia Marta y Ángela no son solo una ficción publicitaria. Ellas son reales. Ellas son cholitas, unas mujeres mestizas, de poco más de metro y medio, que los fines de semana ponen en pausa su trabajo y su condición de madre para convertirse en guerras y demostrar que ellas también son luchadoras no sólo en la vida, también en el ring. Una práctica que en países americanos como Bolivia o Perú llama cachascán (del inglés catch-as-catch-can) y que ahora se ha extendido entre el público femenino con el fin de reinvidicar el papel de la mujer, combatiendo la discriminación y haciendo lucha libre.

Una lucha que viven en el rio,ng pero también fuera de él. “Uno en la vida nace luchand día a día vas peleando para poder sacar adelante a tus hijos y a toda tu familia, y si buscas lo que deseas con ahínco al final lo acabas consiguiendo”, cuentan a El Mundo.

En octubre Marta y Ángela viajan a Europa para enfrentarse en Madrid. Es la primera vez que la lucha libre boliviana celebra un combate fuera de Latinoamérica. La capital de España le fascina, nunca han viajado a Europa y lo miran todo con los ojos bien abiertos. Al llegar a Madrid todo les sorprende. Todo les fascina, están muy atentas a los coches antes de cruzar el semáforo, observan los escaparates y, cuando tienen ocasión, cuchichean entre ellas sobre los jóvenes que van paseando sin levantar la mirada de su teléfono móvil”, cuenta El Mundo.

Marta La Alteña y Ángela La Simpática son, en realidad, Yenny Manami y Leonor Córdova. Mujeres de mediana edad y madres de familia. Dedican tres días a la semana a entrenar para poder protagonizar estos combates. Combates en los que llevan trenzas largas, polleras y dan saltos y patadas al aire para hacer posible un espectáculo. Yenny Manami tiene dos hijas y un bebé. Trabaja cada día en un taller y los fines de semana va a la lucha, pese a sus sus hijas le piden que pare, que la ven dolorida.  “Me han partido la ceja, se me ha dislocado el codo, lo tengo todo mutilado. Me encanta la lucha, por eso, cuando llegó a casa, les digo que estoy bien”, cuenta. Leonor Córdova creció entre chicos, sus hermanos. Ellos no le dejaban jugar por ser mujer y con catorce años dijo que daría clases de defensa personal. A esa edad Córdova comenzó con la lucha libre. La dejó y volvió, con 23, para convertirse en cholita. Ahora está separada y tiene un hijo de nueve años, por el que lucha también fuera del ring. “Para mi hijo soy una luchadora todos los días. No solo porque me subo al ring, sino porque yo saco adelante a mi familia”, explica.

La lucha libre boliviana entre las mujeres, cuentan las más veteranas en este deporte, comenzó cuando Nelson Calle, un ex boxeador caminaba por un barrio de La Paz y vio cómo mujeres peleaban y alrededor de estas, la gente aplaudía. Calle invitó a las mujeres a su show, mostrando los combates por los barrios hasta que la popularidad creció y decidieron llevarlo más allá, buscando un gimnasio que se convirtiese en la sede de este deporte.

Las cholitas han protagonizado un anuncio pero también un corto. ‘Las Cholitas Luchadoras’. Una producción que pretende mostrar quiénes son y por qué lo hacen, además de cuáles son sus pretensiones. Así lo explican en el vídeo y cuentan que todo está practicado previamente, sin conllevar peligro y dramatizando, con un contacto mínimo en la lucha libre.

La primera, añade en el corto: “Yo creo que todos tenemos derecho a ser felices, a que nos traten con respeto”. La segunda cree también en esta idea, en la lucha por la felicidad no sólo suya, sino de todas las mujeres. “Quiero representar a las mujeres”, explica.

Ellas son ahora la imagen de la lucha libre boliviana. Pero son sólo una parte del todo. Como ellas, Reyna Torres. Es una de las máximas representantes de este tipo de lucha en su país. Tenía 17 años cuando cambió el atletismo por un ring y veinte cuando consiguió ser campeona nacional. Reyna Torres trabaja en el mercado cada día once horas y tras ello, entrena. En una entrevista a La Vanguardia, cuenta cómo comenzó su pasión por el ring. “ Yo estaba en la escuela y ya me gustaba pegar saltos, apoyarme en las cuerdas, jugar a ser luchadora. Así que un día en el gimnasio me subí al ring y no he querido dejarlo más”, explica.

Reyna también habla de lo difícil que fueron los comienzos para las mujeres que querían hacer lucha libre. No bastaba con un entrenamiento duro. “Antes no lo era, venían a vernos y se reían de nosotras. Especialmente los hombres, nos pitaban, nos mandaban a la cocina. Pero con años de entrenamiento esta realidad ya cambió. Hoy día mientras tengas buenas condiciones, sí que es un deporte que todas podrían practicar”, cuenta Torres.

Las cholitas entrenan con frecuencia, ensayan las maniobras de combate y ejercitan el cuerpo para estar preparadas. Su apodo se debe a la comparación con el Cholo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid.  Ambos tienen en común la creencia en no rendirse nunca. El partido a partido es el “combate a combate” de Marta, Ángela, Reyna y todas las demás. Una lucha fuera y dentro del ring. Unas ideas para seguir adelante y para alcanzar pronto un sueño: llegar a pelear en México, país que se considera cuna de la lucha libre. Aseguran una y otra vez que no van a cansarse, que disfrutan del momento y, como en su visita a Madrid, miran a todos lados, observan y siguen creciendo después de haber escapado de la discriminación, de haber demostrado que pueden ser las mejores. Y luchando cada día para seguir siéndolo.

El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s