Los creadores del Candy Crush se enfrentan a un juicio por despedir a un homosexual

Débora Galindo | Análisis 

Los medios de comunicación juegan un papel clave a la hora promover una determinada imagen en la sociedad, pues según el discurso que se da en los medios, los ciudadanos construirán una opinión positiva o negativa respecto a grupos vulnerables como los homosexuales, quienes se encuentran en situación de desventaja para ejercer su derechos y libertades en una sociedad caracterizada por tener muy presentes los estereotipos y valores que a ellos se asocian, pues la predisposición por parte de los medios es mostrar la información a un ritmo frenético y sin entrar en detalles ni profundizar en los hechos.

La Constitución de la UNESCO reconoce a los medios de comunicación un papel de denuncia de las injusticias, así como la defensa de los derechos humanos, contribuyendo, así, al desarrollo social y a la convivencia humana. Sin embargo, si leemos las noticias que hablan sobre grupos vulnerables como los homosexuales, vemos que la tendencia es todo lo contrario a lo que establece la UNESCO. Pese a esta preferencia, en un mundo donde la realidad actual nos proporciona diariamente multitud de informaciones que afectan al mencionado colectivo, hay piezas periodísticas que gozan de buenas prácticas. Como ejemplo de esta buena praxis encontramos la noticia publicada el pasado 30 de noviembre en el periódico El Mundo bajo el título de: Los creadores del Candy Crush se enfrentan a un juicio por despedir a un homosexual.

Candy Crush
Captura de pantalla de la noticia publicada en El Mundo.

Según el estudio de la periodista Aurora Labio, titulado Del estereotipo al amarillismo. Prácticas periodísticas incorrectas en el tratamiento de grupos sociales vulnerables, la tendencia en los medios de comunicación es la simplificación del mensaje. Sin embargo, en la noticia publicada en El Mundo narra con todo detalle el acontecimiento: qué y quién (su inmediato superior en la empresa comenzó a hacer comentarios que el trabajador consideraba «incómodos» y por los que se sentía «ridiculizado»); cuándo empezaron los comentarios (al poco de entrar, en marzo de 2014); qué tipo de comentarios hacía su superior («no seas marica» o «no te asustes con tu jefe en Londres que es un poco loca»); qué hizo el afectado (habló con Recursos Humanos para que mediasen); qué pasó cuando recursos humanos habló con el superior del afectado (desde entonces empezó a presionarlo y a tratarlo mal hasta provocar que cogiese la baja médica durante 23 días hasta que fue despedido cuando se reincorporaba.), y qué está pasando ahora (Por eso interpuso una demanda que fue admitida por el Juzgado Social 25 de Barcelona que celebrará el próximo enero el juicio correspondiente contra la empresa por despido nulo). Así pues, podemos observar que la noticia satisface la denuncia del sociólogo Pierre Bordieu, quien asegura que “los medios siempre elaboran un discurso carente de profundización”, pues la pieza narra en profundidad los hechos acaecidos.

Candy Crush Texto
Captura de pantalla de una parte del texto de la noticia de El Mundo.

En este sentido, cabe destacar que la pieza es una narración completa, pues aparece una variedad considerable de fuentes: se acude al afectado, al abogado de este y a una directiva de la empresa King en Inglaterra, así como también se recurre al texto judicial de la demanda interpuesta en su momento. Además, en el texto de la noticia sólo se identifica al abogado del afectado (Ibán Fernández Girón), ya que en ningún momento aparece ni el nombre ni el apellido del homosexual despedido sino siempre se escriben sus iniciales (P.S.), preservando, así, su identidad.

Así pues, esta noticia evita caer en los típicos estereotipos que encontramos en muchas piezas periodísticas que tratan temas relacionados con la homosexualidad y que, tal y como señala el estudio Del estereotipo al amarillismo. Prácticas periodísticas incorrectas en el tratamiento de grupos sociales vulnerables, sólo sirven para “teñir de aspectos negativos a este colectivo”. Además, utiliza un lenguaje claro, sin caer en los habituales eufemismos que, como destaca el escritor Enrique Gallud Jardiel en su ensayo El eufemismo como instrumento de manipulación social, tienden a “edulcorar la realidad”. De este modo, la noticia cumple con la misión principal que, según el periodista Ramón Gómez en su estudio titulado Homosexualidad y medios: viejos y nuevos elementos discriminatorios, deben tener los medios de comunicación: “contribuir al conocimiento real de las situaciones por parte del público”, una misión que, a juicio de Gómez, debe anteponerse a las demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s