‘Gitano’ también significa ‘persona’

Raquel Sánchez | Opinión

1428342679_729725_1428485711_sumario_grande

Coge un diccionario, o entra en la página web del Diccionario de la Lengua Española y busca ‘gitano‘. Todos sabemos que un gitano es aquella persona perteneciente a esta etnia, descendiente de una zona de India, pero, ¿qué quiere decir esta palabra según la Real Academia de la Lengua Española?

Entre sus muchos significados se aprecia uno designado como ofensivo o discriminatorio: trapacero. Esto quiere decir que gitano es igual a trapacero y que, por lo tanto, se utiliza como una palabra peyorativa. Según la RAE, el adjetivo ‘gitano’ se puede emplear para denominar a alguien que engaña y que miente para, en definitiva, aprovecharse de una persona.

Ahora bien, si tú fueses gitano, ¿cómo te sentirías con esta definición considerada oficial en tu país?

Esto es exactamente lo que pensaron en la Fundación Secretariado Gitano cuando realizaron una petición formal a la RAE para que se cambiara este significado peyorativo de una palabra que define a miles de españoles que son ciudadanos y deberían ser tratados en igualdad de condiciones que el resto. Sin embargo, como argumentó la RAE al denegar la propuesta, “se usa en el español hablado y literario desde 1500 hasta hoy mismo”. Entonces, a partir de esta declaración, ¿es correcto seguir fomentando un concepto negativo sobre los gitanos que afecta directamente en la visión que tiene la sociedad de ellos sólo porque sea un tema ya visto como algo normal o común?

El pueblo gitano es antiquísimo y, como etnia, mantiene numerosas  costumbres como es casarse a una edad joven para formar una gran familia, la figura del hombre por encima de la mujer y una sólida jerarquía entre los diferentes clanes de una misma zona. Aunque muchas familias han querido adaptarse a la sociedad actual y apartarse de las tradiciones que más les limiten su forma de vida, otras tantas se caracterizan por continuar ancladas en estas costumbres que poco tienen que ver con la gente que les rodea.

A pesar de ser una decisión legítima y totalmente libre, eso les convierte en personas consideradas ‘peculiares’ por la sociedad.  La parte negativa es la espectacularidad con la que los medios de comunicación tratan este estilo de vida. Las tradiciones gitanas se transforman en un reclamo para la audiencia televisiva, apelando al morbo del espectador, y contribuyen a fomentar los estereotipos que llevan décadas persiguiendo a esta etnia: no trabajar, vivir “del cuento”, hacer fiesta siempre que pueden o ser escandalosos e incultos, entre otros.

Un ejemplo es el programa ‘Callejeros‘, que en varios episodios incluía a gitanos en situaciones relacionadas con drogas y que fomenta la opinión negativa de la sociedad hacia ellos, ya que es un colectivo vulnerable en esta situación y no se debería tender a generalizar a la comunidad con temas como la delincuencia o el contrabando.

O también el programa “Gipsy Kings”, en el que vemos a las llamadas ‘dinastías gitanas’ aparentemente queriendo ser como los ‘payos’, pero que son representados como un mero espectáculo.

Las drogas, la violencia y la delincuencia siguen acompañando a la etnia gitana, asimismo, en otros programas televisivos como estos ejemplos:

Así se demuestra cómo los medios de comunicación continúan fomentando los estereotipos negativos que siguen dificultando la integración de los gitanos en la sociedad. De hecho, 6 de cada 10 niños y niñas de esta etnia no terminan la educación obligatoria, y la mayoría de adultos tienen problemas incluso para encontrar trabajo o vivienda debido a sus orígenes. Pero, por contra, no se aprecia ninguna iniciativa real para intentar paliar este problema real.

Aunque es necesario que la ley castigue por igual a los criminales y que los medios informen de ello, nunca vemos nada positivo sobre los gitanos. Las noticias nunca se hacen eco de logros propios de esta comunidad o del proceso de integración en la sociedad que llevan a cabo asociaciones como la Fundación Secretariado Gitano o EUROMA (Red Europea para la Inclusión Social de la Población Gitana). La sociedad continúa generalizando y esto contribuye a marginar a muchos de los gitanos que hoy en día luchan para salir de los estereotipos que se les ha asignado.

Los gitanos son mucho más que baile, drogas o delincuencia, y esto deben inculcarse tanto a los propios miembros de la comunidad, como al resto de la sociedad para terminar de una vez por todas con la marginación social que sufren en el día a día. La educación, pilar fundamental para el desarrollo tanto de las personas como de la sociedad, es un buen lugar para empezar, ya que ningún niño o niña debería perder la oportunidad de cumplir su sueño solo porque sea gitano o gitana. Por esta razón, concienciar a las familias más tradicionales de ayudar a sus hijos e hijas con los estudios, y apelar a las instituciones educativas a reforzar este ámbito es imprescindible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s