Poder, patria e inmigración; la opinión de Jorge Verstrynge

Jose Luis Cervera | Opinión

En la presente entrada me gustaría rescatar una de las entrevistas más interesantes que he contemplado durante los dos últimos años. El principal motivo del impacto que me generó fue el personaje interrogado; un hombre poliédrico, volátil y carismático, que no deja a nadie indiferente: Jorge Verstrynge. El entrevistador, a su vez, es una de las personalidades más relevantes de la política actual: el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias.

El primero de los conceptos tratados por Verstrynge al que me gustaría referirme es el de poder. El marroquí de ascendencia francesa advierte del riesgo que conlleva atesorarlo, y se muestra especialmente crítico con las formaciones derechistas que han poblado-y todavía pueblan-parte del espectro político español:

La derecha española tiene una especie de característica curiosa, y es que el poder la vuelve loca. Esa capacidad de reconocimiento de la gente, de llegar a un sitio y escuchar “Mira, este es el que me ha ayudado”, provoca borracheras terroríficas. Lo que pasa es que el poder pasa por encima de tu mujer, de tus hijos, de tus amantes, de tu madre… hasta que llega un momento en el que ya no lo tienes. Nadie te llama, nadie te pide un favor, y empieza el redescubrimiento de la realidad. Hay que saber resistir al poder y, sobre todo, no perder la humildad.

A lo largo de su exposición, Verstrynge hace especial hincapié en las diferencias entre las élites dominantes y el pueblo sometido, ideas características de las teorías izquierdistas. Sin embargo, muestra un importante punto de disonancia respecto a discurso: el concepto de patria.

Los obreros tienen patria; es el capital el que no tiene patria, igual que no lo tenía la nobleza en el Antiguo Régimen. Un noble francés estaba mucho más cerca de un noble británico y de un noble alemán, tenían los mismos gustos, el mismo nivel de vida, los mismos intereses culturales…; el pueblo, en cambio, era la chusma. (…) La izquierda no debe luchar contra la idea nacional, debe reconvertirla, transformarla en algo generoso. Quizá no haya que decir nación, sino patria.

Al profundizar en el tema del proletariado, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) defiende que los obreros de los distintos países no están unidos, sino que se cohesionan los que comparten nacionalidad. También se muestra rotundamente crítico con los defensores de políticas migratorias basadas en la eliminación de las fronteras y la libre circulación de las personas alrededor del mundo. En este sentido, explica el funcionamiento de las mafias que trafican con inmigrantes y denuncia que no se ponga fin a la trata de personas. Denuncia la incapacidad de los Gobiernos para combatirlas, así como la incapacidad de acoger de forma indiscriminada.

Un país debe acoger en la medida en que puede acoger correctamente. No hay que abrir las puertas de par en par, es una auténtica locura pues no tratas bien ni al los que vienen ni a los que están. (…) ¿Cómo no vas a rescatar a las personas que se ahogan en el mar? Es impensable, pero hay que buscar soluciones. En Italia han recogido más de 150.000 personas del Mar Mediterráneo este año (en referencia a 2014). ¿Qué país puede soportar eso?

Para reforzar su argumentación y desvincularse de postulados propios de la extrema derecha, Verstrynge señala a las personas que emigran, y a sus respectivos países de origen como las principales víctimas de estos desplazamientos de población.

Las políticas de apertura total de las fronteras son injustas por dos motivos. En primer lugar, bajas los salarios de las personas que están en los países receptores, tanto a los autóctonos como a los inmigrantes que ya están ahí. También porque les extraes a esos países la gente que está formada, y te quedas con lo que esa persona aporta.La gente que viene de Europa del Este y de Sudamérica es gente formada, muy preparada, que ha ido a la escuela; no son pastores de cabras. Ceaușescu estableció que los alemanes que la República Federal de Alemania quisiera recuperar habían de pagar lo que Rumanía se había gastado en sus estudios, y Alemania cargó con el gasto.

Pese a la desafortunada comparación con las personas encargadas de apacentar el ganado, la idea general se comprende. El politólogo destaca el maltrato al que, en ocasiones, se somete a la población desplazada, sobre todo, cuando la situación económica comienza a torcerse en el país receptor.

En un sistema de bienestar, sueles dar sin contrapartida, pero cuando las cosas van mal, se empiezan a exigir cosas. Lo primero que se exige es la reciprocidad, y es una barbaridad. No puedes obligar a alguien a quitarse el velo, a dejar de orar ni a renunciar a su fe.

A modo de conclusión, me gustaría apuntar que valoro la valentía de Jorge Verstrynge. Se trata de un hombre inmerso en un constante progreso de evolución, sin miedo a pronunciarse a favor de unos u otros y que se niega a encorsetarse dentro de una ideología concreta. Hoy en día, no es sencillo criticar abiertamente la coyuntura migratoria, pues entre la sociedad hay una postura predominante, muy extendida, que, basada en la empatía y la igualdad, defiende el derecho que tienen los inmigrantes a buscar una vida mejor. Sin embargo, son muy pocos los que intentan bucear, escarbar y plantear soluciones alternativas, que no deriven-o puedan derivar-en un colapso de los países receptores.

Considero que debería modificarse la tendencia actual y buscarse un remedio diferente al problema. Soy consciente de que es una ardua tarea, pues la intervención en los países de origen es una empresa considerable, pero la visión global debe imponerse sobre las alternativas cortaoplacistas; y esta visión global, desde mi punto de vista, reside en encontrar una solución para que estas personas no se vean obligadas a emigrar. Esta decisión necesitaría un elevado grado de implicación de los países más desarrollados, quienes deberían actuar de forma solidaria y sin ánimo de lucro-y no a través de intervenciones militares-para brindar a sus hermanos más desfavorecidos la posibilidad de disfrutar de una vida mejor.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s