El Hogar Social Madrid protesta contra los refugiados

Jose Luis Cervera | Opinión

La recientemente creada facción juvenil del Hogar Social Madrid, el Frente Juvenil ha protagonizado una acción de protesta en la que arremetían contra la decisión de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) de «acoger en sus aulas, como estudiantes visitantes en los cupos que sean posibles y de forma gratuita, a los refugiados que sean estudiantes universitarios en su país de origen».

La reivindicación, en cierto modo legítima, pues son muchos los estudiantes que, como se detalla a continuación, se han visto obligados a abandonar la universidad a causa del incremento del coste de cursar una titulación, está mal enfocada y puede derivar en reacciones de odio y xenofobia contra los refugiados. En primer lugar, considero que la crítica debería centrarse en denunciar los deleznables recortes efectuados por el Gobierno durante los últimos años. Es comprensible que entre los estudiantes reine la indignación, pues es muy duro observar cómo una persona con talento, potencial y capacidad para triunfar deba renunciar a sus sueños-y a un futuro mejor-por culpa de que los dirigentes del país en el que viven sean unos despilfarradores, unos malversadores y unos necios que, de forma aviesa, estén dispuestos a sustraer a sus habitantes las  posibilidades que, sin duda, merecen. El Frente Juvenil, por lo tanto, hace bien en enojarse y manifestar su descontento.

Captura de pantalla 2015-12-04 a las 9.40.24
Los miembros del Frente Juvenil denuncian que los refugiados sirios gozarán de unas prestaciones que se niegan a los españoles. || Fuente: Youtube

El problema reside en que, a través de su acción, puede interpretarse que señalan a los refugiados sirios como los causantes del desagravio, cuando ellos no han participado en la decisión tomada por la UCM. La pancarta desplegada contiene el siguiente texto:

-Desde 2012: 77.000 estudiantes abandonan la universidad por la subida de tasas.

-En 2015, matrícula gratis en la UCM para refugiados sirios.

¡Discriminación!

Puede apreciarse que los protestantes-no los de Lutero-destacan como principales culpables a las personas que huyen de su país para evitar la pobreza, la guerra y la destrucción. Se trata de algo tan curioso como malintencionado pues dentro de este conflicto, hay cuatro protagonistas: el Gobierno, la UCM, los refugiados sirios y los estudiantes que han renunciado forzosamente a la educación universitaria. A continuación, me gustaría despejar las distintas incógnitas que componen la ecuación:

-1: El Gobierno es el principal culpable de la situación, pues es el organismo que ha decidido invertir en otros aspectos y desmantelar la educación pública-y, con ella, el estado de bienestar-.

-2: La UCM, a su vez, muestra su solidaridad con los refugiados, aunque no ofrece una posibilidad similar a aquellos estudiantes-inmigrantes o españoles-que no puedan acceder a sus aulas por motivos pecuniarios.

-3: Los refugiados sirios son parte de la situación por alusiones, es decir, por la acción emprendida por la UCM. Es importante añadir que la mayoría de ellos ni siquiera serán conscientes de esta muestra de apoyo, pues tienen preocupaciones mayores en estos momentos.

-4: Los estudiantes de las universidades españolas que no han podido continuar formándose a causa de las restrictivas políticas del Gobierno.

De forma general, podría resumirse que el Gobierno (1) es el culpable de que los estudiantes (4) se marchen de la universidad. Además, la UCM (2) ha tenido un bonito gesto hacia los refugiados sirios (3), aunque esa deferencia no la ha mostrado hacia los estudiantes (4).

Si lo simplificamos todo al máximo, encontramos lo siguiente:

1 perjudica a 4.

2 beneficia a 3.

2 olvida a 4.

El problema de la pancarta desplegada por el Frente Juvenil es que solo hace referencia a 3 (refugiados) y 4 (estudiantes), por lo que plantean un conflicto entre estas dos partes que, como se aprecia en la explicación anterior, no se enfrentan en ningún momento. Se trata de una infame estrategia para que los estudiantes perciban a los refugiados como competidores y enemigos, pero los cobijados procedentes de Oriente Próximo no son culpables de la situación actual, y tampoco han demandado los facilidades que les concede la UCM.

Tras leer el comunicado difundido a través de su cuenta de Facebook,  observamos los tintes xenófobos de la protesta en fragmentos como «sus derechos (los de la juventud española) son eliminados y ascendidos a la categoría de lujo, mientras extranjeros ven en nuestras universidades públicas la oportunidad de estudiar gratis». La confrontación entre españoles y refugiados es evidente, pero se trata de un enfrentamiento infundido, pues no existen motivos reales que justifiquen este duelo.

Hoy, a las 14:00 de la tarde, el Frente Juvenil del HSM ha realizado una acción en la Universidad Complutense de Madrid contra la matriculación gratuita de refugiados sirios, destacando con perplejidad ésta medida mientras desde 2012, 77.000 estudiantes se han visto obligados a abandonar sus estudios por la exponencial subida del precio de tasas.
Es inadmisible que, siendo la juventud española actual, una generación sin futuro, que ve mermadas sus expectativas y es obligada al conformismo, vea como sus derechos son eliminados y ascendidos a la categoría de lujo, mientras extranjeros ven en nuestras universidades públicas la oportunidad de estudiar gratis a costa de los impuestos que pagan las familias de quienes, ahora, tienen que quedarse en casa y renunciar a su día a día en las aulas.
Porque los jóvenes españoles somos la generación sin futuro, pero pelearemos hasta el final porque un futuro posible esté cada día más cerca.
LOS DERECHOS SE CONQUISTAN, NO SE REGALAN.

Cartel HSM
El HSM se muestra contrario a la acogida de refugiados sirios. || Fuente: Cuenta de Facebook de HSM

Si se observan otras acciones del Hogar Social Madrid, queda claro su total rechazo a la llegada de refugiados. Recurren a cualquier tipo de propaganda y acción difamadora para posicionar a todos aquellos que compren su discurso en contra del colectivo sirio que, no olvidemos, huye de su país por motivos de fuerza mayor, y no por gusto propio.

Considero que la reivindicación de un sistema educativo mejor es imprescindible, y no se le puede achacar a nadie-Hogar Social Madrid incluido-que reivindique un incremento de la calidad y accesibilidad del mismo. En cambio, es intolerable que se empleen este tipo de denuncias y manifestaciones para manipular a la sociedad y diseminar las semillas del odio con el objetivo de que brote la violencia.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s