El baloncesto de la mano de Becky Hammon y Amaya Valdemoro

Eva Gascón | Opinión 

Becky Hammon fue una jugadora de baloncesto que cuenta con una dilatada experiencia en varias ligas entre las que se encuentra la liga española o la WNBA, pero una lesión de rodilla forzó su retirada, tras una carrera llena de éxitos.

Tras varios años como ayudante del técnico de los San Antonio Spurs, este verano la franquicia americana decidió que Hammon fuera la entrenadora principal la liga de verano.

Su trabajo quedó rápidamente reflejado ya que su equipo quedó campeón, y pese a ser un título menor, los medios de comunicación se han vuelto a hacer eco de la noticia, con la posibilidad de que una mujer dirija a un equipo masculino de la NBA.

El diario Sport fue uno de esos diaros que se hizo eco de la noticia, pero desde luego el titular ya comienza a dar juego a la polémica.

Becky Hammon reabre el debate: ¿Será la primera mujer en dirigir un equipo NBA?

 ¿Por qué es necesario abrir un debate?

Una mujer que ha demostrado su valía como entrenadora no tendría que generar debate, si está capacitada adelante, que siga al frente de un equipo.

¿Es importante saber si se dirige a hombres o a mujeres?

Esta polémica no se hubiera generado si Hammon hubiera decidido entrenar a un equipo de la WNBA femenina, pero claro querer ser la técnico principal de los San Antonio Spurs son palabras mayores.

Creo que sencillamente lo que realimente debería interesa es saber hacerlo de la manera adecuada, para sacar el mejor rendimiento de tu equipo independientemente a qué equipo entrenes. La gente no cree que una mujer sea capaz de dirigir con éxito a un equipo masculino, y mucho menos en la NBA.

Si un equipo si quiere aspirar a ser campeón en la mejor liga del mundo no puede estar liderado por una mujer, pero sí puede ser ayudante y formar parte del cuerpo técnico del equipo, pero siempre tiene que estar liderado por un hombre. Esa es la perspectiva que tienen muchas personas sobre la dirección de un equipo masculino.

Para sus jugadores y mandatarios de la entidad no ha habido ningún problema respecto a la elección y la confianza depositada en su entrenadora. Sus jugadores “se dedicaban a trabajar, se ganó el respeto, no pensábamos que era una mujer”.

Si bien es cierto es que Hammon deberá hacer mucho mejor su trabajo que cualquier otro hombre por el simple hecho de ser mujer, su trabajo estará mirado con lupa, hasta el último detalle, porque evidentemente sus errores serán mucho más expuestos que los de otra persona, por trabajar en un mundo, que hoy por hoy, todavía está liderado por hombres. Adjunto la noticia completa.

http://www.sport.es/es/noticias/nba/becky-hammon-reabre-debate-sera-primera-mujer-dirigir-equipo-nba-4376490

Siguiendo en esta misma línea, Amaya Valdemoro, la jugadora referencia en cuanto al baloncesto femenino se refiere,- ha logrado tres anillos en la WNBA- y múltiples títulos nacionales,  en una entrevista con Pepa Bueno en “Viajando con Chester”, le pregunta por la desigualdad en el deporte entre hombres y mujeres.

Pero Amaya Valdemoro, pese a que está muy concienciada con la situación en la que se encuentra el deporte femenino. Adjunto el programa completo, por si alguien quiere verlo.

Aquí dejo las declaraciones que me han llamado la atención:

“Yo ni quiero ni me merezco el sueldo de Pau Gasol pero sí la manera en la que trabajan los equipos porque no es lo mismo, ellos cuentan con todas las comodidades”

Respecto a las comodidades que habla se refiere a trabajar con los mejores médicos, fisioterapeutas, recuperadores, las mejores máquinas, viajes en horario habitual, estancia en hoteles, mientras que ellas tenían que viajar horas y horas en autobús, además con solo un fisioterapeuta. Estos pequeños detalles que son complementarios pueden permitir que tu vida deportiva sea más extensa, porque los cuidados son mejores.

Económicamente tampoco pueden hacerse comparaciones porque mientras los hombres juegan durante toda la temporada (9 meses) la WNBA se disputa en la temporada de verano, solo cuatro meses, por lo tanto los contratos tampoco pueden ser iguales.

Los hombres firman contratos millonarios por unas temporadas, ellas firman miles de dólares por cuatro meses y renuevan año a año, no firman contratos de más de una temporada.

Pero Valdemoro, ahora ya retirada, muestra que están trabajando para mejorar y reducir estas desigualdades ya que desde la Federación Española se trabaja del mismo modo entre mujeres y hombres. Evidentemente es un paso, pero, precisamente, que se tenga que destacar dentro de una Federación que se trabaja como iguales, cuando debería ser habitual, significa que todavía falta mucho trabajo por hacer para lograr una verdadera igualdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s