Cuarto Milenio aborda el drama de los refugiados

Jose Luis Cervera | Opinión 

El programa 426 de Cuarto Milenio dedicó 35 minutos al tratamiento de un tema tan candente como delicado: el drama de los refugiados. En él, el presentador Iker Jiménez compartió mesa con tres de sus colaboradores y abordaron la materia en cuestión desde una perspectiva diferente a la que se impone en el resto de emisiones. Hay varios aspectos que me gustaría resaltar, pero el hecho más destacable de todos es que se atrevieron a dar un paso adelante y plantear teorías políticamente incorrectas. Se trata de una acción encomiable, aunque su valentía no justifica la alimentación del discurso del odio que algunos de los analistas protagonizaron en momentos determinados a lo largo de la noche.

En primer lugar, me gustaría quitarme el sombrero ante Iker Jiménez. Hay que ser particularmente valiente para abordar una materia tan complicada desde el prisma característico del programa: el del todo valeCuarto Milenio siempre ha apostado por dar voz a cualquiera que tenga una opinión y esté dispuesto a defenderla. De este modo, el carismático periodista invitó a su plató a dos periodistas y a un escritor, con el objetivo de que intercambiaran sus valoraciones respecto al tema de los refugiados.

Dos de los tertulianos se posicionaron en el mismo bando, y el otro adoptó una postura más prudente y moderada. Así, Jaime Garrido, un arquitecto y escritor que se define como «amigo de la contraconspiración» y el periodista Enrique De Vicente, uno de las caras más populares del programa, se mostraron escépticos ante el origen de la situación que atraviesa el pueblo sirio y plantearon las ideas más controvertidas. A su vez, Eric Frattini, un periodista y profesor universitario que fue corresponsal en Oriente Medio-Beirtu (Líbano) y Jerusalén (Israel)-se encargó de apelar a la prudencia y recordar las graves consecuencias que pueden deparar las reflexiones efectuadas por sus compañeros de plató.

La realidad oculta 

A continuación, expondré algunas de las intervenciones que más me sorprendieron. En primer lugar, me gustaría rescatar un extracto de las declaraciones de Garrido:

«El mar Mediterráneo es una bañera grande, un gran lago con una zona estrecha que se llama Gibraltar. ¿Dónde se esconden esas mafias? Si tenemos satélites que te ven la cara; si tenemos misiles que disparan los rusos desde el mar Báltico y erran, como mucho, a tres metros de distancia, ¿cómo es que esas mafias no están localizadas, fichadas y demolidas?»

Con esta cita, el arquitecto insinuó que los servicios de inteligencia occidentales no están interesados en frenar a las mafias que organizan los desplazamientos de los refugiados, pues sostiene que les conviene aprovecharse de la situación. De Vicente se mostró en la misma línea, y añadió que, junto a las personas que huyen de la guerra, se infiltran terroristas en Europa, hecho que beneficia a los gobiernos pues, en caso de que estos atenten, podrán aplicar el estado policial e intervenir en la zona de Oriente Medio. Garrido y De Vicente señalaron como ejemplo la reacción de Estados Unidos tras el 11 de septiembre.

Además, los dos tertulianos coinciden en que el movimiento de los refugiados está orquestado y dirigido para acabar con la identidad de la Unión Europea y los Estados Unidos. El objetivo, según ellos, es destruir la identidad nacional de los europeos y convertirlos en minoría, a través del fomento de la inmigración, para que sea más fácil someterlos a un gobierno centralizado. Garrido también mencionó el Plan Kalergi, uno de los recursos favoritos de aquellos que defienden que la raza blanca debe conservarse y protegerse. El proyecto fue ideado, supuestamente, por el conde Richard Nikolaus von Coudenhove-Kalergi, uno de los padres de la Unión Europea, y tendría como objetivo, según cita Garrido «destruir países europeos, debilitar la raza blanca, debilitar el sentido de patria, de cultura, de religión, de costumbres y atacar la religión cristiana». Sus argumentos presentan tintes discriminatorios, y estos se acentuaron cuando De Vicente apuntó que la llegada masiva de sirios supondría una reducción de los derechos laborales de los europeos, pues habría más demanda laboral y los grandes empresarios podrían empeorar las condiciones de los trabajadores. Frattini advirtió a su homólogo que estaba cayendo en el discurso de la extrema derecha, pero De Vicente se defendió esgrimiendo que él repudia a los políticamente correctos. Desde mi punto de vista, Frattini acierta al corregir a su contertulio; opino que De Vicente no anda desencaminado, pero es cierto que una postura como la suya debe exponerse y defenderse con mucho cuidado, atento a los matices, pues puede malinterpretarse y, de este modo, alimentar el discurso del odio.

Garrido también cuestionó el papel de los medios de comunicación, a los que acusó de «crear películas» con el objetivo de desestabilizar a la población y alejar a las personas de su yo divino, de la realidad supramaterial a la que solo se puede acceder al hallar la paz anterior. De Vicente alabó al escritor y se adhirió a la propuesta; sostuvo que la fotografía del niño ahogado en la playa fue un montaje, y que la coyuntura migratoria actual ha sido motivada por los gobernantes occidentales, quienes pretenden ejecutar la doctrina del shock. El periodista se apoyó en la pirámide de Maslow para argumentar que los humanos solo podemos desarrollarnos como personas y alcanzar el crecimiento inferior si nos encontramos en un estado de armonía, e indicó que, en estos momentos, los europeos tememos por la economía y el terrorismo. De Vicente divide los shocks en positivos-el sentimiento de solidaridad generado en España-y negativos-el rechazo a los refugiados de parte de la población-, pero se muestra contundente al determinar el objetivo final: legitimar una intervención militar en Siria que permita derrocar a Bashar al-Assad.

Maslow defendía que los humanos solo pueden alcanzar la autorrealización si tienen una serie de necesidades cubiertas. || Fuente: www.wikimedia.es
Maslow defendía que las personas solo pueden alcanzar la autorrealización si tienen una serie de necesidades cubiertas. || Fuente: http://www.wikimedia.es

Tras exponer los elementos más reseñables del programa, me gustaría emitir una breve opinión al respecto. Como estudiante de Periodismo, soy un firme defensor de la pluralidad de voces, y me opongo radicalmente a la autocensura, por lo que la idea del episodio me parece muy buena. Ahora bien, estimo que algunos de los tertulianos que intervinieron en la tertulia deberían haber expuesto sus planteamientos con un poco más de cautela, pues sus palabras pueden alimentar los estereotipos que desde este blog combatimos e incluso motivar conductas discriminatorias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s